La mascletá

¡La mascletà! Es una especialidad pirotécnica compuesta de una serie de petardos con cierta potencia que se disparan continuamente con la finalidad básica de producir mucho ruido. Las mascletàs se disparan siempre de día, aunque actualmente suelen poner colores para que hagan mas bonito. La mascletà comienza cuando las Falleras mayores de Valencia acompañadas de sus respectivas Cortes de Honor y Autoridades, desde el balcón del Ayuntamiento dan la orden al Maestro pirotécnic diciendo
"SR. PIROTÉCNIC, POT, ESCOMENÇAR LA MASCLETÀ ".



Acto seguido se lanzan truenos de aviso, que indican a todos los asistentes el comienzo de la mascletà, el disparo empieza despacito y va aumentando progresivamente, hasta llegar a lo que se conoce como "El terremoto", que es la parte final, donde explotan a la vez montones de petardos provocando un ruido ensordecedor. Después se disparan unas carcasas al aire, también muy potentes, que finalizan la mascletà. Todo dura unos ocho minutos, pero ¡qué minutos! A algunos, sobre todo los que no están acostumbrados, les saca los sudores, y a los apasionados, hasta las lágrimas.




Una mascletà es muy, muy ruidosa, como podéis suponer. Pero a los Valencianos les encanta, y más les gusta cuanto más ruido hace. ¿Estan locos? ¡Quién sabe!. El caso es que del 1 al 19 de marzo, la plaza del Ayuntamiento se llena de gente desde las 13.30 para ver la mascletà de las dos. Y los fines de semana y en Fallas, no hay quien se pueda mover en la plaza de la gente que hay.



A las dos menos cinco algunos impacientes empiezan a silbar porque desean que empiece cuanto antes (si se retrasa la mascletà, el público empieza con el abucheo y silbidos).Y cuando acaba, la gente aplaude a rabiar, si ha sido buena la mascletà (es decir, si ha tenido ritmo y ha sido fuerte), muchos van a buscar al pirotécnico para subirlo a hombros, cosa que ocurre casi siempre.






Todo eso ocurre en la plaza del Ayuntamiento; en las mascletàs de las comisiones falleras que se disparan en toda la ciudad, no existe tal aglomeración, pero aunque son más pequeñas, tienen la ventaja de que es más fácil verlas y acercarse a ella, y que cuando acaba una, empieza la de la comisión vecina. Así, puedes ver las mascletàs de las fallas colindantes hasta más de las dos y media.








Unos consejos por si vas a la mascletà del Ayuntamiento: si es la primera vez, ponte por la zona de la fuente, ya que ahí empieza y se nota menos el ruido del final. Pero si quieres vivirla a tope porque ya has visto otras o porque eres muy valiente, ponte cerca del edificio de Correos o de Telefónica para tener cerca el final. ¡Verás como vibras!






Recomendaciones para ver una mascletà:

- Si el ruido te parece muy fuerte, ¡no te tapes los oídos, que es peor! Mejor que abras la boca un poco.



- Como te pongas demasiado cerca, aparte de oír más fuerte la mascletà, cuando acabe estarás lleno de papelitos de colores provenientes de los petardos que explotan; ponte a favor del la dirección del viento, para evitar así el humo y los papelitos.



- Respeta las medidas de seguridad por muy pequeño que sea el disparo, porque un masclet que salte y explote a lado puede ocasionarte graves quemaduras.






¿Cuándo empiezan las mascletàs?

Del 1 al 19 de marzo en la Plaza del Ayuntamiento

Del 16 al 19 de marzo en casi todas las calles de Valencia

Hora habitual: 14.00 h



1 comentario:

SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. dijo...

De la Mascletà son muchos los valencianos que opinan, y muchísimos los que dan opiniones lelas, demostrando que de ella nada saben ni de ella de nada se enteran, pues la mencionan con nombres impropios y de ella dicen muchas burradas.

Cosas que repiten los que no son valencianos y también se las dan de entendidos. Repitiendo una y otra vez teorías pirotécnicas todas contrarias a lo que es realmente la Mascletà Valensiana. Teorías de los tiempos Cansalà anteriores donde todo lo valenciano se anula y lo ajeno se promociona.

Pero por suerte cada día son más los que captan la gracia de la Mascletà y la viven.

En tierras valencianas cada año que pasa son más los Profesionales Traca que abandonan el ruido por el ruido y retroceden a los orígenes positivos, en los cuales los pirotécnicos eran Mestre de Traca, y daban con su Tro música armonizada correctamente, y con dicha música nos embelesaban.

En los últimos 50 años a los Mestre de Traca se les forzó a que se avergonzaran de su categoría en Mestre en Foc, y pasaran todos a pirotécnicos dando ruido, cuando eso en valenciano es una vergüenza. Lo dicho hoy se está corrigiendo, y quien no sabe dar música en sus fuegos hace el ridículo.

Y esa educación, la del ruido, es la que ha recibido la última generación de valencianos que se han leído todos los artículos de prensa y se los han creído, esa es la cultura del fuego que se ha promocionado, inculcando en los ingenuos valencianos la cultura lela del ruido.

De las opiniones lelas, tenemos incluso las de los propios locutores de la televisión valenciana que menciona trepecientas tonterías que nada tienen que ver con la Mascletà, y de la Mascletà propiamente dicha nada dicen.

Lo que a todos ha de quedar claro es que la Mascletà Valenciana es el rito del Foc realizado después de las Misas mayores en las fiestas patronales. Asistiendo a ella y estando dentro de ella todos los que antes estaban dentro de la iglesia. Pues en la Mascletà no hay espectadores, todos cuantos a ella asisten son sus concelebrantes.

Concelebrantes de un rito del fuego que con Tro da música. Nunca ruido. La Mascletà es siempre música; precisamente la mas espiritual que existe. Siendo dicha música la obra de cada Mestre de Traca, no estando en ningún caso estipulada su composición y tiempo de duración.

La Mascletà es el Foc que los valencianos viven en Llumenà, única meta de todo valensiano. Quienes logran entrar dentro de la música de la Mascletà y poseen carácter espiritual selecto, esos viven la valenciana Llumenà.

Explicarla de otra manera es Cansalà. O es ignorancia.

Los valencianos en ultimo vivimos en la ignorancia gracias a las omisiones patrias de nuestros gobernantes.

So. Andrés Castellano Martí. Gracias.